La Víspera de Santos, más conocida como Halloween…

  • ¿Quién dijo que para disfrazarse se tenía que ser niño?
  • ¿Qué para pedir dulces tocaba ser menor de edad?

Todos tenemos nuestro Niñ@ interior, el cual si perdemos nos volvemos viejos (porque la vejez no es física “sino mental”), entonces… por qué esconderlo?

Acaso eso nos quita seriedad?, o nos hace menos expertos en nuestra área?, o nos ridiculiza?

Pues no, simplemente demuestra que vivimos la vida y no hemos perdido el espíritu de imaginación y fantasía que teníamos cuando éramos pequeños.

Sí ese que nos hacía imaginar grandes cosas, con el cual podíamos volar y ser lo que quisiéramos. Aquel que nos llevaba a mundos inimaginados, sin fronteras, sin prejuicios, sin ataduras, aquel mundo en el éramos totalmente libres.

 

Desconectarnos por un momento y ser otra cosa es lo máximo!

 

Es descansar de los estereotipos, de las reglas de la sociedad, del qué dirán, de la moda, de las costumbres, es cómo volver a nacer en otro ser, fantástico, mítico, con super poderes, con total libertad.

 

Y comer DULCES… qué más da, es sólo una vez al año, es deleitarse con deliciosos manjares coloridos, ácidos, dulces, muy dulces, pegajosos, amargos, picantes, suaves, duros, blandos…

 

Qué gran variedad de exquisiteces podemos atrapar GRATIS con un sólo cantar: “TRIQUI, TRIQUI HALLOWEEN, QUIERO DULCES PARA MI, Y SI NO ME DAN…. SE LES CRECE LA NARIZ (versión tradicional) – rompo un vidrio y salgo a mil (versión traviesa)”

“Quiero paz, quiero amor, quiero dulces por favor (versión moderna)” {Personalmente no me gusta, me parece que carece de fuerza.. en fin… cada uno que escoja la que más le guste, al fin y al cabo es para lograr el mismo propósito.}

 

Ésta festividad no tiene nada que ver con religiones, es una tradición, que es muy comercial, si por supuesto, pero la idea es DIVERTIRSE!!!

 

ASÍ QUE A VIVIR LA VIDA, FELÍZ HALLOWEEN!!!